USO DE COOKIES

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies

Información

Crear presupuesto para mi pedido Solicitar presupuesto
Compresas frío y calor

En todo ámbito laboral u hogar se deben contar con todos los elementos y accesorios necesarios para poder atender los posibles dolores y/o molestias que puedan venir derivadas de golpes u otras lesiones ocasionadas por el desarrollo de una actividad o deporte. Uno de los objetos más recomendados son las compresas frío y calor.

El uso del calor y...

En todo ámbito laboral u hogar se deben contar con todos los elementos y accesorios necesarios para poder atender los posibles dolores y/o molestias que puedan venir derivadas de golpes u otras lesiones ocasionadas por el desarrollo de una actividad o deporte. Uno de los objetos más recomendados son las compresas frío y calor.

El uso del calor y el frío es un tratamiento estándar que puede ser útil para una gran cantidad de lesiones. En función del tipo de lesión y la antigüedad de la misma indican si se debe utilizar calor o frío. El uso de este tipo de bolsas de agua caliente y fría es una de las formas más sencillas y rápidas de poder aplicar calor o frío, según corresponda, sobre la zona afectada.

Las compresas de gel de calor ayudan a relajar los músculos y mejorar la circulación sanguínea, además de producir un efecto calmante en el cuerpo, lo que favorece al proceso de curación de un problema.

Entre las compresas frío y calor, se debe optar por la solución caliente en aquellos casos en los que la lesión tenga más de 48 horas, pero no sobre una nueva lesión, ya que provocaría que se incrementase la hemorragia y, por tanto, empeoraría la lesión.

Las compresas de calor se recomiendan para el dolor de espalda causado por espasmos musculares ya que contribuye a relajar los músculos y así aliviar el dolor, si bien no deben prolongarse los tratamientos más allá de los 20 minutos y se debe evitar que exista demasiado calor. También son recomendadas para las mujeres de cara a aliviar los calambres menstruales.

Por su parte las compresas fría se recomienda utilizarlas entre cuatro y ocho veces diarias durante los dos primeros días después de haber sufrido un esguince o distensión muscular, combinando el uso de estas compresas con el descanso y la elevación del músculo o de la zona afectada. Al igual que ocurre con las compresas frías, se debe limitar el tratamiento a un tiempo inferior a los 20 minutos y evitar una temperatura demasiado fría.

Las compresas frías se recomiendan para tratar el dolor de entumecimiento de articulaciones y además reducir la inflamación. También ayudan a reducir la contusión de los esguinces y a aliviar el dolor al adormecer la zona.

En Sekureco puede encontrar las compresas frío y calor que necesita para estar preparado para el tratamiento de diferentes lesiones.

Más

Compresas frío y calor Hay 2 productos.

Mostrando 1 - 2 de 2 items
Mostrando 1 - 2 de 2 items