USO DE COOKIES

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies

Información

Crear presupuesto para mi pedido Solicitar presupuesto
Cuerdas

Dentro del equipamiento básico necesario para poder llevar a cabo trabajos verticales está la utilización de cuerdas, que junto a otros elementos como los aparatos de progresión o los anclajes permiten a los operarios desplazarse con seguridad por edificios, objetos naturales, construcciones…

Una cuerda para trabajo en altura debe cumplir con la...

Dentro del equipamiento básico necesario para poder llevar a cabo trabajos verticales está la utilización de cuerdas, que junto a otros elementos como los aparatos de progresión o los anclajes permiten a los operarios desplazarse con seguridad por edificios, objetos naturales, construcciones…

Una cuerda para trabajo en altura debe cumplir con la normativa vigente. Habitualmente la cuerda escalada está fabricada en fibra de nylon y en función del tipo de tranzado se pueden clasificar en semiestáticas y dinámicas. Las primeras han sido concebidas para soportar el peso de las personas y otros esfuerzos, contando con una elongación es de entre el 1,5 y el 3%, mientras que las cuerdas dinámicas están preparadas frente a los impactos. Su elongación es de entre un 5 y 10%.

La cuerda es un elemento básico para la seguridad del trabajador, por lo que debe estar fabricada con materiales resistentes. La resistencia y duración de una cuerda escalada se encuentra directamente relacionada con una serie de medidas y consideraciones:

  •          Se debe evitar el contacto con el agua, ya que esto puede reducir su resistencia un 10%.
  •          No se debe utilizar la cuerda más allá de un tiempo determinado y recomendado a partir de la fecha de su fabricación, ya que progresivamente va disminuyendo su resistencia. En la ficha o folleto adjunto a la cuerda se debe informar de este aspecto.
  •          En la medida de lo posible evitar que las cuerdas se encuentren expuestas a los rayos solares.
  •          Mantener la cuerda escalada en perfecto estado, limpias de barro o similares y en el caso de que necesiten ser limpiadas utilizar un detergente neutro.
  •          Protegerlas de los efectos abrasivos del roce, algo que puede ocurrir con relativa facilidad debido a los elementos que sobresalen en los trabajos verticales.
  •          Usar cuerdas certificadas y que tengan, como mínimo, un diámetro de 10 mm.

Asimismo todas las cuerdas llevan en uno de sus dos extremos una etiqueta en la que se indican diferentes aspectos relacionados con ella y que se deben tener en cuenta, como es su carga máxima, sus condiciones de uso, el tiempo de almacenamiento, etcétera.

Además de las cuerdas para el trabajador existen otras llamadas cordinos que tienen un diámetro de 8 mm o menos y que están concebidas para el transporte y suspensión de maquinaria, herramientas o para asegurar algunos objetos de pequeño tamaño.

En nuestra tienda podrá encontrar las cuerdas que necesita así como accesorios para las mismas como el protector de bordes o la funda protectora.

Más

Cuerdas Hay 11 productos.

Subcategorías

  • Cuerdas de seguridad

    Las cuerdasson un elemento indispensable a la hora de realizar trabajos verticales, los cuales requieren de este elemento para que puedan llevarse a cabo con seguridad.

    La mayor parte de los equipos que requieren de una cuerda para su utilización suelen traerla incorporada, si bien en otros casos se indica claramente qué tipo de cuerda debe utilizarse con él. Por ello es necesario conocer los diferentes tipos de cuerda existentes.

    Tipos de cuerdas de seguridad

    Las cuerdas de seguridad pueden clasificarse, en función de su construcción, en torcidas, trenzadas y Kernmantle.

    Cuerdas torcidas

    Este tipo de cuerdas son las más típicas, fabricadas enrollando diferentes cordones entre sí de poliamida. Este tipo tiene una gran resistencia frente a la rotura pero tiene rigidez y por tensiones tiende a alargarse mucho. Es capaz de absorber la energía en una caída pero no tanto como lo hacen las cuerdas dinámicas.

    Las cuerdas de seguridad torcidas se encuentran expuestas a la radiación ultravioleta y a la abrasión, deformándose a la hora de pasar por dispositivos como las poleas.  Según se va desgastando pierde resistencia, si bien su estado puede comprobarse de una manera sencilla.

    Estas cuerdas son habitualmente las más económicas y son empleadas en equipos de amarre y otros equipos de sujeción, anclajes flexibles verticales, etcétera.

    Cuerdas trenzadas

    Estas cuerdas se fabrican entrelazando los hilos en lugar de enrollarlos como en el tipo anterior. Pueden confeccionarse con diferentes formas de trenzado:

    •          Trenzado sólido: Cuando toda la cuerda está hecha con hilos trenzados.
    •          Trenzado hueco: Las cuerdas de este tipo tienen una parte exterior trenzada y son huecos en su interior.
    •          Doble trenzado: En aquellos casos en los que la cuerda cuenta con una parte interna de trenzada y otra exterior también trenzada que protege la interior.

    Cuerdas Kernmantle

    Este tipo de cuerdas de seguridad se forman por un núcleo y una camisa, siendo las más utilizadas para los trabajos verticales. Su parte interior está formada por cordones torcidos paralelos, mientras que la exterior  (o camisa) está integrada por hilos trenzados. Por su constitución ofrece una gran resistencia estática, frente a la radiación ultravioleta y ante otros agentes externos.

    Estas cuerdas se clasifican en dos tipos:

    •          Semiestáticas: Son las más frecuentes en los trabajos de altura, teniendo como principal característica su absorción de energía con poco estiramiento. Asimismo este tipo de cuerdas pueden clasificarse en A y B, estando estas últimas indicadas para labores de rescate o especiales.
    •          Dinámicas: No son muy habituales en el terreno laboral, limitándose a ser parte de algunos equipos de amarre. Están concebidas para absorber más energía que las semiestáticas pero cuentan con una menor resistencia frente a la abrasión. Pueden encontrarse en tres tipos: simples, dobles o gemelas.
  • Accesorios cuerdas

    Las cuerdas utilizadas para los trabajos verticales requieren de diferentes accesorios que ayudan a protegerlas para que no se deterioren o desgasten a causa de rozaduras, posibles cortes por elementos afilados, etcétera.

    La importancia de los protectores de cuerdas

    Es muy importante la protección de las cuerdas para garantizar que no pierdan eficacia y, por tanto, exista un riesgo de rotura que pueda tener un desenlace fatal para el operario. De hecho el corte de cuerda de manera accidental es uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta un trabajador durante sus trabajos en altura.

    A la hora de realizar una instalación para un trabajo vertical en altura se deben tener presentes los accesorios cuerdas, siendo crítica la protección de la cuerda frente al roce. Siempre se deben extremar las medidas de precaución y asegurarse de que las cuerdas (de posicionamiento y anticaídas) estén perfectamente a salvo de cualquier elemento cortante que pueda incrementar el riesgo de accidente.

    Un punto a tener en cuenta es que no deben colocarse dos cuerdas dentro de un mismo protector anti roce ni dejar una de ellas desprotegida frente a un borde que podría ser cortante.

    Tipos de protección anti roce para cuerdas

    La primera opción a valorar para proteger una cuerda frente al roce es a través de triangulaciones, desvíos o fraccionamientos, pero cuando esto no es posible, es necesario recurrir a accesorios cuerdas concebidos para proteger las mismas de elementos abrasivos o cortantes. Algunos de los más utilizados son los siguientes:

    •          Fundas de PVC: Son los protectores de cuerda más utilizados. Se encuentran fabricados en PVC y cuentan con un cierre de velcro. Este tipo de funda es fácil de instalar, barata y versátil si bien no son muy eficaces en filos cortantes. Existen diferentes versiones que incorporan algunas mallas metálicas que son muy efectivas frente al corte; otras realizadas en fibra de vidrio y aluminio para protegerse frente al fuego; y otros modelos con capas de kevlar para no sucumbir ante posibles cortes.
    •          Protectores articulados metálicos: Estos dispositivos han sido creados para proteger la cuerda en aquellos casos en los que un filo es demasiado cortante o agresivo. Existen muchos modelos en el mercado y su principal inconveniente es su precio y que su instalación es más complicada que en el caso de los anteriores. No obstante, es más seguro que otras opciones.
    •          Placas protectoras: Son placas de aluminio que se fijan en estructuras horizontales “tramex”, una solución ideal para aquellos casos en los que la cuerda debe pasar por las rejillas de algunas estructuras.
Mostrando 1 - 11 de 11 items
Mostrando 1 - 11 de 11 items