Recuerde: cada espacio confinado es único y lo mismo sucede con sus peligros, por lo que es imposible pensar en una evaluación de riesgo que valga para todos. Sin embargo, sí que hay cuatro categorías de riesgo principales que la mayoría de los espacios comparten. Conocerlas es imprescindible. 

RIESGO 1: DISEÑO RESTRICTIVO Y CERRADO

Principalmente, los espacios confinados no están diseñados o pensados para una actividad humana continuada. Por lo general, tienen una entrada/salida limitada y, una vez dentro, a menudo es difícil moverse. El peligro obvio reside en el hecho de tener dificultades para escapar rápidamente en caso de emergencia. Un diseño restrictivo también puede complicar el rescate de emergencia procedente del exterior. Este es el motivo por el que las muertes se producen a menudo entre las personas que acuden al rescate sin haber recibido una formación adecuada entrando precipitadamente en un espacio confinado para ir a rescatar a un compañero. Además, la propia naturaleza cerrada de estos espacios, limita el flujo de aire, significa que la ventilación natural a menudo no será suficiente para mantener unos niveles de oxígeno adecuados. 

RIESGO 2: IMPREVISIBILIDAD

Cuando trabaja en un espacio confinado, las circunstancias pueden cambiar muy rápidamente, lo que da lugar a riesgos que puede que no haya previsto desde el inicio. Por ejemplo, las actividades como la soldadura pueden reducir las concentraciones de oxígeno a un nivel peligroso mientras que la limpieza con productos químicos puede contaminar el aire de sustancias tóxicas. Las condiciones también pueden ser peligrosas debido a factores externos. Por ejemplo, una alcantarilla puede inundarse a causa de fuertes lluvias exponiendo a los usuarios a riesgos mortales. Este alto nivel de imprevisibilidad es el motivo por el que es tan importante una evaluación de riesgos detallada en cada ocasión. 

RIESGO 3: ATMÓSFERA TÓXICA Y EXPLOSIVA

La naturaleza de estos espacios hace que la presencia de cualquier humo tóxico, niveles reducidos de oxígeno o gases combustibles sea especialmente peligrosa. Algunos gases o vapores pueden ser inmediatamente mortales incluso tras una breve exposición. Por ejemplo, tan pronto como el sulfuro hidrógeno (H2S) alcanza una concentración de 1000 ppm (partes por millón), el equivalente a 0.1 por ciento de la atmósfera de un espacio confinado, puede matar a un trabajador. Otro motivo por el que los contaminantes pueden ser especialmente peligrosos en un espacio confinado es que, incluso si no son una amenaza para la vida, pueden producir mareos o inconsciencia, entorpeciendo su capacidad para escapar o solicitar ayuda. La falta de oxígeno, o asfixia, es otro agente mortal silencioso que siempre se debe tener presente. Los niveles bajos de oxígeno no se pueden detectar con la vista o el olor, por lo que realizar una prueba del aire es vital. Demasiado oxígeno también puede ser extremadamente peligroso ya que aumenta en gran medida el riesgo de incendio o explosión, que a menudo se producen por la ignición de gases o vapores. Recuerde que dos o más productos químicos también pueden interactuar entre sí y ser explosivos.

RIESGO 4: CAÍDAS DESDE ALTURA

Puede que no sea el primer riesgo que le venga a la mente, pero las caídas son una importante amenaza para los trabajadores en espacios confinados. A menudo se producen cuando los trabajadores pierden su adherencia (por ejemplo, al subir una escalera húmeda o con grasa) o perdida de equilibrio al acceder a estructuras inestables (por ejemplo, una escalera en mal estado). Otro motivo importante por el que se producen las caídas en espacios es que los trabajadores pueden subestimar la gravedad del riesgo. Dado que tienden a operar a alturas relativamente bajas, que no parecen especialmente peligrosas, los trabajadores en espacios confinados son a menudo menos atentos y negligentes ante algunas medidas de seguridad. El hecho de caer desde una altura de 4 metros significaría golpearse con el suelo en menos de un segundo y sufrir lesiones irreversibles o incluso mortales.

Fuente HONEYWELL