Uno de los problemas que más afectan a los trabajadores, aunque no lo pueda parecer, es el ruido, existiendo un porcentaje importante de profesionales que padece problemas auditivos derivados de su actividad laboral.

Algunos trabajos como las obras de construcción, en la industria, el trabajo en aeropuertos o en puertos marítimos, hacen que los profesionales se ven expuestos a ruidos elevados que pueden llegar a causar problemas de gravedad, incluso en los casos más extremos a padecer sordera.

La exposición al ruido debe prevenirse haciendo uso del Equipo de Protección Individual (EPI) adecuado, pero también teniendo en cuenta una serie de recomendaciones.

Cuando se procede a la realización de una evaluación de los riesgos laborales enfocada a analizar el nivel de ruido, este se mide en decibelios (db), teniendo en cuenta el tiempo durante el cual el trabajador se encuentra expuesto al mismo.

Son muchas las afecciones y enfermedades que están derivadas de una exposición continuada al ruido, que van más allá de la pérdida auditiva.

El trabajar sin la protección adecuada durante largas jornadas de trabajo puede llegar a provocar que se acelere el pulso del trabajador y que se de origen a la aparición de taquicardias, lo cual puede llegar a provocar graves problemas de salud. Asimismo también se puede llegar a sufrir un aumento de la frecuencia respiratoria.

Además de los indudables problemas físicos que produce la exposición al ruido, se debe tener en cuenta que también provoca daños a nivel psicológico, provocando la aparición de estrés y además dañando a la persona y su capacidad para concentrarse, siendo más difícil que pueda trabajar de la forma adecuada.

También puede incrementar el nivel de ansiedad y ocasionar otros problemas como irritabilidad, trastornos del sueño, fatiga, depresión etcétera.

Estos son solo algunos de los muchos problemas que pueden venir ocasionados por la exposición al ruido, siendo por tanto necesario que en todo entorno laboral en el que exista un riesgo para los oídos del trabajador, que este hago uso de equipos de protección auditiva adecuados y eficaces, existiendo diferentes opciones como son tapones para los oídos, orejeras, etcétera, debiendo utilizar unos u otros en función de las necesidades de cada trabajador y del nivel de ruido existente, por lo que previamente debe hacerse una evaluación del nivel de  ruido.

En estos casos el uso de Equipos de Protección Individual es obligatorio y fundamental para evitar la aparición de problemas de salud.