La soldadura TIG es una técnica popular para trabajos de soldadura de alta calidad, por ejemplo, para tuberías, muebles u objetos de arte. En comparación con la soldadura MIG / MAG, es significativamente más lenta en la práctica, pero crea una costura de soldadura limpia y uniforme. Una característica especial de la soldadura TIG es el uso de un electrodo de tungsteno que no se funde durante el proceso. Esto crea solo salpicaduras mínimas de soldadura y genera cantidades relativamente bajas de humos de soldadura.

Sin embargo, los soldadores no deben dejarse engañar por la pequeña cantidad de humos de soldadura: el ozono y los gases nitrosos (óxidos de nitrógeno) se generan durante la soldadura TIG. El ozono se clasifica como cancerígeno de acuerdo con TRGS 905 [Reglas técnicas para sustancias peligrosas]. Está formado por la radiación UV del oxígeno en el aire. La radiación UV es generada por el arco: cuanto mayor es la corriente, mayor es la radiación. Los valores de ozono son particularmente altos para las aleaciones de aluminio-silicio y aluminio puro. Dado que la radiación UV va más allá del área de soldadura inmediata, el ozono también se genera fuera del área del arco y los gases protectores.

Cuidado con los reflejos

Además, es importante no subestimar los rayos reflejados. El material negro como el hierro o el acero estructural (por ejemplo, S235JR + AR) se suelda en talleres de metalurgia. El ozono generado durante la soldadura se desintegra más rápidamente en las partículas de humo y otros polvos generados durante la soldadura MIG y MAG, por ejemplo, durante la molienda. Además, la radiación de ozono es absorbida más rápidamente por las superficies oscuras de las piezas de trabajo hechas de material negro. La situación es diferente para la soldadura TIG: las piezas de trabajo procesadas en este proceso normalmente están hechas de aluminio o acero inoxidable. Sus superficies metálicas brillantes reflejan la radiación UV, lo que significa que se puede formar ozono incluso a cierta distancia del lugar de soldadura.

Los reflejos también se ven favorecidos por la baja generación de humo durante la soldadura TIG. Cuanto menos humo se genera, más radiación UV puede propagarse, lo que a su vez conduce a una mayor formación de ozono. Además, el ozono es un gas inestable: el humo o el polvo promoverían su descomposición en oxígeno, lo que no es el caso si el desarrollo de humo es bajo. Por lo tanto, es importante no solo usar succión puntual para capturar las partículas en forma de humos de soldadura y ozono en la fuente. La ventilación de la sala de apoyo evita la propagación del ozono en la sala de la fábrica.

El electrodo hace la diferencia.

Si se usa un electrodo de tungsteno que puede contener óxido de torio durante la soldadura TIG, específicamente cuando se trabaja con materiales de aluminio, entonces el soldador está expuesto a radiación radioactiva debido a la inhalación de humo. La intensidad de la exposición a la radiación depende del procedimiento de soldadura, es decir, si se realiza con CC o CA. En la soldadura TIG con DC, puede suponer que el valor umbral anual de 6 miliSievert (mSv) no se supera al inhalar óxido de torio. Sin embargo, si la soldadura se realiza con CA, por ejemplo, cuando se utilizan materiales de aluminio, es probable que se supere el límite.

La consecuencia puede ser daño al periostio, médula ósea, hígado y pulmón. En general, recomendamos evitar los electrodos de tungsteno que contienen óxido de torio y utilizar aditivos equivalentes como el cerio o el lantano. Si esto no es posible por razones técnicas, entonces se requiere extracción en la fuente con dispositivos de filtro probados por IFA (W3) o si se rectifican los electrodos con extractores de polvo de clase H1 (consulte BGI 746).

Por último, pero no menos importante, existe un peligro debido a sustancias cancerígenas peligrosas durante la soldadura TIG, ya que el acero al cromo-níquel se suelda con frecuencia mediante este proceso. Esto produce compuestos de óxido de níquel y cromo (VI), que pueden irritar el tracto respiratorio y dañar el sistema nervioso. Por lo tanto, es esencial una protección efectiva en el trabajo mediante el uso de potentes sistemas de extracción y dispositivos de filtración.